skip to Main Content
logo-co2nciencia-peque

La Unión Europea definió un mecanismo basado en el Protocolo de Kyoto pero que tiene sus propias características. Este mecanismo establece límites de emisión para cada uno de los países miembros. Además, desarrolló un mercado de carbono propio (EU ETS) en el que los límites establecidos o cupos para cada país son negociados entre los propios países, lo que permite que los países miembros tengan un mecanismo de flexibilidad y poco a poco adopten energías y tecnologías que permitan la  reducción neta de GEI. El compromiso de los países de la Unión Europea va más allá del establecido por Kyoto y determina un compromiso de reducción de emisiones del 8% en el periodo 2008-2012 en relación a las emisiones de 1990. Adicionalmente, cada país miembro tiene una meta diferente de reducción. Dicha meta fue fijada con base en el nivel de desarrollo económico de cada país y a variables socio ambientales. A manera de ejemplo, mientras Alemania tiene una meta de reducción del -21%, países como España, Grecia, Irlanda o Portugal pueden incrementar sus emisiones en rangos iguales o menores a +15%, +25%, +13% y +27%, respectivamente. Esto se debe al menor grado relativo de desarrollo de estos países y cuyos límites consideran un crecimiento económico con un incremento moderado y controlado de emisiones. Una característica particular del mecanismo europeo es que se han establecido multas o sanciones económicas para los países o las industrias al interior de cada país que no cumplan con los compromisos de reducción adquiridos.

Back To Top